viernes, 30 de septiembre de 2005

Sigo con el artículo

"Oferta concentrada, demanda fragmentada. El sistema de mercado, modelo de funcionamiento que hemos escogido para el mundo occidental. Parte de la premisa de que la interacción libre de oferta y demanda configura el precio de los bienes y servicios. Para que el precio fluya libremente, las fuerzas de la oferta y demanda deben estar (aproximadamente) equilibradas. Sin embargo, una gran parte de los productos y servicios se venden en mercados ologoplísticos (en los que existe un número reducido de empresas ofertantes) Todas las empresas dicen que solamente quieren competir en los mercados en los que pueden ser número 1 o número 2, alcanzan un volumen de masa crítica para acceder a los mercados masivos y desbancar a los pequeños…Los cinco primeros líderes prácticamente concentra sistemáticamente más de un 70% del mercado. Si bien se han liberalizado sectores como el de telecomunicaciones, la energía o los medios de comunicación, la concentración de la oferta sigue siendo evidente.

En cambio, el consumidor permanece como un aislado ciudadano que busca con ahínco precios que le permitan llegar a fin de mes sin demasiados sufrimientos. De acuerdos, la suma de todos los actos de compra de un país (lo que se denomina demanda) es independiente de la oferta, pero lo que queremos resaltar es que la demanda se configura a partir de unidades de consumo independientes, esto es, hogares individuales no conectados entre sí"


La sociedad nos proyecta como seres individuales, decisiones individuales, necesidades ficticias, compra convulsiva.
Es aquí donde no puede hablarse de equilibrio de fuerzas. La oferta está concentrada, y la demanda, fragmentada.

“La unión hace la fuerza. Hace poco un diario recogía el caso de una familia de 11 hijos cuya ama de casa acudía a compara al mayorista en lugar de al mercado. Cada mes adquiría cifras impresionantes. Algo parecido ha sucedido en Italia a nivel de barrio. Acuciados por los precios, vecinos de escalera han comenzado a unir sus compras para lograr mejores precios, vecinos de escalera han comenzado a unir sus compras para lograr mejores precios ante los distribuidores. Obviamente, hay que ajustarse a las preferencias de la mayoría y decidir; entre todos, si se opta por tal o cual marca o producto Al parecer, la iniciativa está surtiendo efecto, hasta el punto de que han comenzado a organizarse a través de Internet para añadir más vecinos a la cesta de la compra :”

Carrefour frente al economanto de trabajadores de los 70 y 80 se constituye en masa critica de compras, paga a los proveedores cuando ha cobrado el producto y mata al comercio minorita. Su negocio es sostener millones en periodos cortos. El actual presidente de Carrefour es su contable. Por algo será.

“El fenómeno no es nuevo. Cuando se produjo la fiebre de Internet, uno de los proyectos que se preveían como más revolucionarios era el de los denominados clubes de compra. Dicen que todo empezó en Estados Unidos cuando a un ama de casa no le llegaba para el modelo de automóvil que deseaba adquirir; se puso de acuerdo a través de Internet con un par de personas que querían comprar el mismo que ella y contactaron con varios concesionarios solicitando un descuento por la compra.
“los clubes de compra no han arrancado aún con fuerza. Cierto es que hay varios portales en marcha; sin embargo, todavía no gozan de una acogida popular. Existen seudo clubes de compra que no lo son. A saber: los que ofrecen comprar por subastas, o portales y buscadores convencionales que se convierten en distribuidores de productos, dado que gozan de millones de visitas diarias.

El club de la compra es algo diferente. No pertenece a ninguna empresa de nuevas tecnologías, sino que es similar a una cooperativa de compradores. Se establecen diversas categorías de productos, y, previa alta del usuario, se trata de adscribirse a las que contienen los productos que cada comprador desea. Los consumidores deber recuperar la propiedad de la demanda que parece haberse diluido en sus propias manos. Desde los barrios puede comenzarse una verdadera revolución pacífica desde el consumo, dentro de las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías como Internet y las telecomunicaciones. Animamos desde aquí a poner en marcha iniciativas como las que están llevando a cabo en Italia. No es tan complicado. Solamente hace falta creerlo.

1 comentario:

chemychemy dijo...

no hay comentarios, así que me los hago yo mismo :_(

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...