lunes, 15 de enero de 2007

The Viral Factory


La cosa se complica. Mi madre ya entiende más o menos cuando hablo que un ordenador ha sido infectado por un virus. Pero cómo explicarle lo que hace una compañía como The Viral Factory. Que está especializada en campañas virales de marketing para la web. Lo primero sería explicar qué es eso de una campaña de marketing viral.

Cito de la Wikipedia.

El marketing viral y la publicidad viral son términos empleados para referirse a las técnicas de marketing que intentan explotar redes sociales preexistentes para producir incrementos exponenciales en "conocimiento de marca" (Brand Awareness), mediante procesos de autoreplicación viral análogos a la expansión de un virus informático. Se suele basar en el boca a boca mediante medios electrónicos; usa el efecto de "red social" creado por Internet y los modernos servicios de telefonía móvil para llegar a una gran cantidad de personas rápidamente.

También se usa el término marketing viral para describir campañas de marketing encubierto basadas en internet, incluyendo el uso de blogs, de sitios aparentemente amateurs, y de otras formas de astroturfing diseñadas para crear el boca a boca para un nuevo producto o servicio. Frecuentemente, el objetivo de las campañas de marketing viral es generar cobertura mediática mediante historias "inusuales", por un valor muy superior al presupuesto para publicidad de la compañía anunciante.


Lo que a mí realmente me interesa, y que creo que es donde este tipo de empresas aportan valor, es cómo hacer para que una campaña alcance masa crítica y se convierta en un éxito. Es la teoría del caos, donde pequeño cambio puede desencadenar un gran impacto. Pero me pregunto, dónde están los detonadores que hacen de una campaña un éxito. Pues seguramente están donde siempre, lo mismo de todas las campañas: en la calidad, en lo simple, lo inesperado, lo concreto, lo creíble, lo emocional, lo reseñable. La diferencia es que ahora con Internet, el detonador puede ser muy, muy pequeño, apenas lo que cuesta subir un vídeo en youtube; y esto ahora está al alcance de cualquiera. El problema está en que algunos piensan que por el mero hecho de subir un vídeo o escribir un blog ya tienen en marcha su campaña de marketing viral.

2 comentarios:

Felipe dijo...

No sé si ya está explotado, pero se me ocurre un nicho de negocio: Por un lado hay gente amateur que hace videos de animación y chorras por amor al arte. De ellos, un porcentaje que llama la atención son los que se propagan por Internet. Esto se puede aprovechar para publicidad de dos modos:
1. Una agencia de publicidad puede esponsorizar a varios creadores de videos que considere que tengan calidad, para que se lleven unos euros a cambio de la inclusión de publicidad en sus videos.
2. Más tipo google ads. Los creadores de videos amateurs podrían, bajo su iniciativa, contratar publicidad para sus videos, y cobrarían según la audiencia o según el número de clicks en los enlaces publicitarios.

chemychemy dijo...

Totalmente deacuerdo con las iniciativas. Los costes son bajos, bajísmimos, el problema es saber encontrar la calidad, lo que va a gustar, lo que va a romper.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...