martes, 13 de marzo de 2007

Zapatillas de Golf y Marca Personal


Uno de los comentarios que recibí a la entrada sobre desarrollar la marca propia en la empresa fue de porfineslunes:

Lo de la marca personal suele ser cierto sobre todo en la Universidad, cuando uno es libre de pensar lo que quiera. Cuando uno entra en el mundo de la empresa, tiene que aprender a "adaptarse" con lo que pierde en espontaneidad y personalidad. Al final, eso acaba llevando en la mayoría de los casos al "borreguismo". Creo que hay muy poca gente que se puede permitir desarrollar su propia marca personal en una empresa, tendría que estar en una posición de mucho poder: sólo los hijos de papá malcriados que van en zapatillas de golf al trabajo y que dicen lo que quieren cuando quieren y cómo lo quieren. Qué envidia!

No estoy de acuerdo en absoluto con el comentario. Ya decía Multimaniaco que no es tan difícil ser especial haciendo bien lo básico:
  • ¿A cuanta gente conoces que realmente pueda dirigir una reunión en inglés sin dejarse avasallar por los sajones?
  • ¿Cuántos ingenieros conoces que puedan redactar un informe sucinto y comprensible para alguien de negocio?
  • ¿Cuánta gente conoces que pueda desarrollar un plan de proyecto completo y coherente?
Don't Panic. Ser especial puede ser más sencillo de lo que uno cree.
El propio Andrés Pérez sigue con su evangelización infatigable:
  • ¿A cuanta gente conocéis?
  • ¿Como vendeis los cambios de empresa? ¿Fracasos o aprendizajes?
  • ¿En cuantos foros estáis?
  • ¿Donde aparece todo esto en vuestro CV?
  • ¿Cuanto vale?
Me gusta cómo hacen CVs los americanos. En lugar de poner "Yo trabajé en tal sitio", ponen "cuando yo llegé hacían 10, cuando salí hacíamos 25".
Desarrollar la marca propia es tomar con las dos manos las riendas de tu destino y no estar permanentemente quejándote de tu (mala)suerte. Así las cosas da lo mismo que lleves zapatos de golf al trabajo o no.

5 comentarios:

Andres dijo...

Bueno, bueno, no es una evangelización tan infatigable, a veces me dan ganas de mandarlo todo a la porra. Pero me recupero rápido.

Un abrazo

Cesar Viteri dijo...

Andrés, no seas modesto, que sí no eres infatigable, desde luego lo pareces ;-)

Chemy, gracias por la cita... yo estoy de acuerdo contigo y creo que la marca propia se desarrolla en todo momento, y en la empresa no es una excepción. A la mayoría de los que trabajamos en sitios grandes, cuando nos preguntan en nuestros trabajos "¿quién es el experto en XYZ?" o "¿quién puede sacar esto adelante?" siempre se nos ocurren nombres. Esos son los tipos que ya tienen marca y posicionamiento, aunque no sean conscientes de ello ;-)

Tienes marca aunque no quieras.

Miriam dijo...

Hola,
Soy la mujer de Chemychemy, y quiero deciros que se pone corbata de lunes a jueves y solamente va de casual los viernes, porque en su empresa se lo exigen así. Así que no hable tanto.

porfineslunes dijo...

Jaja, Chemy, no había visto tu respuesta a mi comentario hasta hoy... Y me ha encantado la respuesta de Miriam, con lo que se demuestra una vez más que para ser pragmático hay que ser mujer, porque los nenes suelen tener muchas veces muchas fantasías... ;)
Lo de los zapatos de golf era una anécdota, yo en realidad me refiero a algo más serio que sencillamente imponer su marca personal a través de la ropa que llevemos al trabajo. Intenta desmarcarte demasiado de la línea de pensamiento oficial, es decir, de lal "calla y trabaja", intenta ser demasiado creativo. sobresalir y todo lo demás, y ya verás cómo te llueven los golpes por todos los lados, si no acaban en despido por "hacerle sombra a tu jefe". La ingenuidad está muy bien, ayuda a vivir más feliz, desgraciadamente no tiene nada que ver con la realidad. A menos que seas un gran emprendedor y que cuentes con la dosis de suerte necesaria para dar el salto y liberarte del yugo de tener que trabajar para otros, un trabajador normalito lo que tiene que hacer es mirar por mantener el low profile, porque el que levanta demasiado la cabeza le llueven ostias en lugar de felicitaciones. No te creas todos esos libros sobre "cómo ser feliz tomando las riendas de tu propio destino". El que haya vivido un poco sabe que eso no es así, salvo en contados casos.

chemychemy dijo...

Es cierto, mi comportamiento en mi empresa es totalmente el de hombre gris, que se pone corbata para seguir a la manada. Una cosa es predicar y otra dar trigo. La vida no me ha dado grandes cornadas, soy un poco bisoño e idealista (o eso me dicen) porque efectivamente digo abiertamente que creo en eso ser feliz tomando las riendas de mi destino. Lo único que puedo hacer es intentar ser uno de esos contados casos. De momento no lo soy.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...