sábado, 19 de mayo de 2007

¿Merece la pena ir a la Universidad?

Me llama la atención que en este país, en el que hasta hace poco se hablaba mucho de la titulitis (si no tenías un título no podías progresar en nada) ahora esté sobre la mesa el debate sobre si merece la pena ir a la universidad. El debate se abre porque hoy por hoy es posible ver titulados universitarios superiores que son mileuristas que trabajan 60 horas a la semana y que vieron triplicar el precio de la vivienda mientras estudiaban. Por otro lado vemos fontaneros, pintores, electricistas, mecánicos, ebanistas... que se levantan más de medio kilo al mes y a las 18:30 no sólo no siguen currando sino que están en el gimnasio, porque su hipoteca se lo permite, al haber comprado el piso al principio de la burbuja inmobiliaria; tener ingresos desde cinco años antes les permitió comprar antes mucho más barato. Aunque para comparar manzanas con manzanas hay que decir que estos últimos manejan mucho dinero negro, que mejor que no se pongan enfermos y que no se vean avocados al (no) paro...

Me posiciono claramente. Ir a la universidad siempre merece la pena. Con los títulos universitarios pasa como con los libros, no hay ninguno que no tenga algo bueno.

Otra cuestión es qué consideramos por "merecer la pena"; cual es nuestra vara de medir la recompensa obtenida por el esfuerzo realizado.

Claramente si la valoración es meramente económica, si lo que buscas es dinero fácil sin esfuerzo ni talento, no merece la pena ir a la universidad. En este caso lo mejor es hacerse agente de futbolista, participante de Gran Hermano (mejor si tienes tetas), o cantante de OT enfrentado con Risto (da igual si desafinas).

Si lo que buscas es aprender, desarrollarte como persona, y que tu trabajo sea algo de lo que realmente disfrutas y por lo que encima te pagan, pues tienes muchas opciones, todas ellas muy válidas y respetables, entre ellas, ir a la Universidad no deja de ser una más.

Así las cosas estudiar Formación Profesional, o no estudiar nada, puede ser una muy buena decisión. Para los que lo tengan claro no tengo más que decir.
Para los que estén en la duda, me atrevo a poner aquí diez consejos para que el paso por la universidad merezca más la pena.

1) Piensa bien la carrera que elijes: Cuando llegues a la Universidad ya serás mayor de edad, así que es hora de ir decidiendo qué es lo que quieres, pensándolo bien; se acabó la época en la que después de primero va segundo. No vale decidir entre Teleco y Fisoterapia en la cola de entregar la solicitud. Tampoco vale que tus padres, la tradición, o factores exógenos a tí tomen la decisión. Va a ser tu profesión y tu actividad laboral durante muchos años. Debe apasionarte.
Para elegir carrera es mejor tener nota, y la nota no depende solamente de la selectividad, un 60% de la nota sale del bachillerato, así que tienes años para conseguirla, y así no tener que conformarte con la carrera que te asignen.

2) Disfruta la experiencia todo lo que puedas: La Universidad es algo más que ir a clase, tomar apuntes y aprobar los exámenes. Está el club de teatro, el club deportivo, el club de música, el club de cine, la tuna, el viaje paso del ecuador, el viaje fin de carrera, el colegio mayor. A poco que te relaciones harás amigos para toda la vida. Los que cambian de ciudad para ir a la universidad lo tienen casi hecho. Los que no, pues vale sé que es duro, la tentación es seguir en el barrio con los amigos de siempre, haciendo lo de siempre; pero es hora de ir saliendo del cascarón.
Cuando tengas un curro de ocho horas, una hipoteca, un hijo, una pareja estable; disfrutarás de otras experiencias también muy enriquecedoras , pero seguro que será más complicado hacer muchas de estas cosas, que tienen su momento.

3) Vete de Erasmus si o si. Es la consecuencia lógica del consejo anterior. Más de lo mismo pero en otro país, otra cultura, otro idioma, otro sistema educativo. Probablemente los fines de semana empezarás a viajar mucho, y podrás visitar muchos países alojándote gratis en casa de los amigos que has hecho. Aprenderás a ver las cosas desde otras ópticas, te reirás de los prejuicios, las ideas preconcebidas los estereotipos que tenemos de muchos países muy cercanos.

4) Trabaja de becario en cuanto puedas. La universidad te prepara para cualquier cosa menos para lo que se necesita en la empresa o la realidad del mundo laboral. Cuanto antes salgas de la teoría y pases a la práctica mejor. Además ganarás un dinerillo para tus gastos. Puede servir como proyecto de fin de carrera, opción muy recomendable si no quieres quedarte en la Universidad. No creo que sea grave que por tener trabajos en los que ir curtiéndose, retrases un curso o dos el completar todas las asignaturas y proyecto, ¡pero cuidado! no hay que conformarse con el primer trabajo remunerado (post becario) y dejar el título colgado para siempre a falta de tres asignaturas y proyecto.

5) Aprovecha para aprender: Parece obvio pero hay que decirlo, en la universidad el propósito de las asignaturas normalmente no es aprobarlas, sino aprender y disfrutar de ello. En realidad debes hacerte a la idea que deberás mantener un proceso de aprendizaje continuo en tu devenir profesional La universidad te va a permitir empezar a conocer los líderes de opinión, los libros de referencia, los casos de éxito, blogs, conferencias, publicaciones, charlas, ciclos, universidad de verano, congresos, donde se habla de lo último conocido de esos temas que te apasionan de los que te debes ir empapando.

6) No te preocupes demasiado por la notas. Un expediente excepcional solamente indica que te has adaptado bien al método educativo, pero no dice nada de tu capacidad de trabajo en equipo por ejemplo. Sacar un 5.0 es siempre una buena noticia (perfecta relación esfuerzo/beneficio) si aprovechaste el tiempo para profundizar en los otros puntos

7)
Vete pensando lo que quieres hacer cuando acabes
: Doctorado, mundo académico, técnico, comecial, investigador, consultor, empresario, fullbright, opositor, multinacional, startup, emprendedor, trainee, fellow... Aquí ya si que después del último curso nadie te dice que es lo que toca. El abanico de posibilidades es enorme y si no lo vas pensando te vas a sentir al borde del abismo o vas a tomar una decisión precipitada. Intenta hablar con gente de cada palo, o considera el coaching; pues de una decisión a otra hay un año luz en cuanto a nivel de estrés, ingresos, desarrollo profesional, ....No vale “empecé este doctorado porque me crucé con no se quíen en un pasillo”, o “acabé de programador en Coritel porque llamaron a casa a la semana de terminar y lo cogió mi madre”. En general creo que llegado a este punto no aconsejo atarse a una corbata y un contrato de 8 horas demasiado rápido, hay muchas opciones de postgrado para seguir viajando, formándose y curtiéndose. Vale que llegarás al borde de los 30 sin grandes cosas que contarle a la Agencia Tributaria; pero que te quiten lo bailao.

8) Afianza los pilares: Para las carreras técnicas, seguramente lo que te enseñaron en primero está obsoleto en cuarto, o bien te enseñaron algo que les resulta cómodo y académico, pero que nadie usa en el mundo real. La solución es estudiar mucha física y muchas matemáticas. Cambiará la tecnología y las formas de hacer las cosas, pero todo se apoyará siempre en ciertos pilares inamovibles. Para las carreras más de letras he preguntado y me dicen que lo mejor es estudiar mucha filosofía, para mantener la capacidad de sorprenderse y de no dar nada por sentado de los niños, para mantener un espíritu reflexivo sobre sentido de las cosas, y un ojo crítico. La superficie cambia mucho, es bueno por tanto afianzar las raíces.

9) La Uned o la UOC, una buena opción a considerar:.Una vez que entras en la dinámica de los estudios universitarios, posiblemente empieces a verte con carencias que quieras complementar. Con veintipocos años tu cerebro está en su mejor momento y muy entrenado; Verás que tienes cierta facilidad para complementar tu base principal con derecho y/o economía por ejemplo para los técnicos, y Matemáticas, física o Informática para los no técnicos, La UNED o la UOC te ofrecen hacerlo con total flexibilidad, poquito a poco y si impactar demasiado en tu velocidad de crucero. Para cuando otros se den cuenta (al cabo de algunos años de ejercicio profesional) y se planteen hacer un Máster, tú ya estarás recogiendo tu segundo título.

La posibilidad de la universidad a distancia también me parece muy recomendable como primera opción para los que no puedan por restricciones físicas, económicas, geográficas etc,,, ir a una universidad presencial.

10) La universidad no te prepara bien para la mayoría de las cosas que vas a necesitar y que marcan la diferencia: ofimática, idiomas, hacer presentaciones impactantes, reuniones efectivas, hablar bien en público, hacer informes válidos para ejecutivos no técnicos, escribir emails que los destinatarios lean, gestión de recursos. Inteligencia emocional, empatía, redes sociales. Complementa la formación por todos lados, estas cosas te harán falta y no hay ninguna asignatura que las enseñe en el núcleo del plan de estudios, normalmente está en la periferia del plan si es que están. En realidad lo que quiero decir es que debes decidir lo que quieres ser y lo que no, afianzar tus valores diferenciales, tus ventajas competitivas, desarrollar eso que ahora llaman La Marca Personal, o Personal Branding. Son estas capacidades fuera del núcleo del plan de estudios las que marcan diferencias.

Cumpliendo los diez puntos creo que probablemente el viaje merecerá la pena, siendo el recorrido lo suficientemente interesante como para que lo que espera en la línea de meta tenga menos importancia; porque el premio es el viaje.

El que no fue a la universidad, tiene su piso pagado, dos hijos y gana como tres mileuristas con menos de 30 años seguramente se reirá de tí; la clave es que él eligió un camino y tu elegiste otro diferente. Los dos caminos tienen sus luces y sus sombras y dentro de 20 años veremos quien ríe el último, teniendo en cuenta que eso de “merecer la pena” depende siempre del cristal con que se miren las cosas, el objetivo que se puso cada uno y como de divertido fue lo que tuvo que hacer para llegar a ese objetivo.


Os animo a criticar los consejos o a añadir mas.

11 comentarios:

Dan Schawbel dijo...

Good post


Dan Schawbel
Personal Branding Spokesman
www.personalbrandingblog.com

Jesús López dijo...

Hola!!

Buena reflexión...

Por lo que llevo viendo, desde hace ya unos cuantos años, la mayoría de los universitarios entienden la Universidad como un fin más que como un medio y eso, en el punto de comenzar tu carrera profesional, es un gran error.

La Universidad te provee de medios que después has de utilizar en tu profesión pero nunca te asegura una profesión ya que eso forma parte de la elección y destino de cada uno.

Dejo a parte la discusión del sistema educativo ya que para eso tenemos para largo...

Saludos,

*********************
Jesús López
www.apuntesgestion.com

Bosco dijo...

Yo reconozco que la uni era para mi un fin y a lo largo de los años de carrera se convirtió en un medio.
Yo se lo recomiendo a cualquiera.
Además, la vivienda ya esta cara...y siempre puedes aprender a ser electricista después de haber pasado por la uni.

Bromas aparte, los 10 consejos me han encantado. ¿Será que al estudiar lo mismo estamos de alguna forma cortados por el mismo patrón?

Anónimo dijo...

Hola a todos,
en primer lugar quería decir que por supuesto que merece la pena ir a la universidad, o por lo menos haber tenido la experiencia de saber como es, ya que eso abre bastantes puertas de cara al futuro. Ojalá esas pequeñas gentes que viven en pueblecitos alejados de las grandes urbes y que las circunstancias no se lo permitieron hubieran podido vivir esa experiencia.
No obstante, hoy en día la gente vive muy engañada y piensa que el ir a la universidad es sinónimo de cultura, sapiencia, ganar dinero, ser más que nadie....; y al chocar de bruces con la "verdadera universidad", que es la calle y el mundo laboral, se da uno cuenta de que hay que trabajar tantas horas como un albañil, un carpintero, un fontanero, un electricista..... si el objetivo es ser "tresmileurista".
No obstante, en el mundo laboral hay algo que considero muy importante, y es disfrutar del trabajo y no tenerlo como una obligación; os aseguro que así se hace más llevadero y más productivo.
Por otro lado considero que bastante hemos jugado ya con la hipocresía en este país, y pienso que el objetivo número uno es ser feliz con lo que se hace o con lo que se tiene sin mirar a un lado ni a otro para ver cuántos posibles "tresmileuristas" encontramos. La vida no consiste ni en reirse de nadie ni en comprobar quién se ríe el último, es mucho más que eso.

Anónimo dijo...

A veces a personas como tú les hace falta una cura de humildad. Seguramente por un casual tengas familiares o amigos electricistas, fontaneros, ganaderos, transportistas......... ¡vamos, que los oficios que tú desprecias!, así que respétales un poco y si quieres tener un sueldo bastante más alto del que tienes cógete un pico y una pala o una escoba y pónte a currar 12 horas al día, que yo conozco ingenieros que lo han hecho y no se les han caído los anillos. ¿O es que tú te avergüenzas?

chemychemy dijo...

Gracias a todso por los comentarios. Seguramente es cierto que los que hempos pasado por la Universidad estemos cortados por el mismo patrón, que mi post destile cierto desdén (no intencionado) a los no universitarios, y que este debate probablemente no tiene nada que ver con quien rie el último.
Quisiera señalar sobretodo que respeto todas las opciones, que todas me parecen buenas, y que mi intención era solamente aconsejar a los que toman el camino de la Universidad para sacarle más a esta opción; pero no estoy seguro de ninguno de los consejos, ni mucho menos. Escribirlos así en plan dogmatico y generalizandoes fácil, pero las cricunstancias de cada uno tienen montones de matices, que seguramente hacen que sean consejos no válidos.

oria dijo...

Sólo dos detalles. Comentas que lo importante es aprobar que sacar notazas es algo secundario. Es verdad que en el mercado español no se tiene en cuenta eso, pero si tu decisión es irte a trabajar al extranjero porque no estás dispuesto a formar parte de los mileuristas hay que saber que en algunos países si que miran el expediente académico. Además hay becas como la fullbright que comentas que te piden un notable de media y como esa muchas. Pero claro, muchos se dan cuenta tarde, cuando ya han acabado y no pueden mejorar su expediente académico.

XM Carreira: Caixa do Mendinho dijo...

Mi consejo de casi treintañero es que traten de acabar su primer título universitario cuanto antes, que no se entretengan con becas de cuatro duros, Erasmus ni leches. En torno a los 23 años es una edad magnífica para entrar en el mundo laboral.

Si después quieren perfeccionar lenguas, estudiar una especialización, etc... que lo hagan mientras trabajan.
El título universitario es una llave pero la experiencia laboral, especialmente en carreras de tipo económico o técnico, es sagrada.

Anónimo dijo...

Por desgracia yo no puedo estar en una universidad presencial además de que la he empezado demasiado tarde. Pero creedme, para trabajar siempre hay tiempo, para aprender un oficio con el que se supone que ganas más dinero, siempre hay tiempo.
Pero para disfrutar de estudiar, de formarte y de aprovechar tu juventud con gente de tu edad en una universidad, sólo tienes unos pocos años de tu vida y esa experiencia no hay dinero que la pague. No sólo es formación cultural y personal lo que te pueda dar una universidad, sino la posibilidad de conocer gente que pueden convertirse en amigos para toda tu vida.

Yo empecé a trabajar desde muy joven. No me interesaba la universidad. He ganado mucho dinero y no hay día que pase sin que me arrepienta de todo ello. Lo de los mileuristas es pura demagogia. Todos los titulados que conozco han acabado con muy buenos sueldos. Sólo es cuestión de esfuerzo y de paciencia. El error de esta sociedad al denostar la universidad es basarse en que no da preparación para el mundo de la empresa real. Pero la universidad no se rige, o no se debe regir, por intereses mercantilistas. Es un lugar de enseñanza y formación. De mostrar las formas de resolver problemas. De darte la capacidad de decidir y de pensar.
Aprender cómo se hace tal o cual cosa en la empresa X, es sólo cuestión de tiempo y esfuerzo; que será aún más faćil si sabéis aplicar lo que os han enseñado en la facultad.

Creedme, no seáis gilipollas. No os dejéis llevar por las estupideces que os diga la gente o los medios. De la universidad no se puede extraer nada malo, incluso si fracasáis. Es un experiencia que hay que vivirla, y ni un piso, ni un coche último modelo y ni una televisión de plasma conseguirá sustituírla.

Virginia dijo...

Soy una universitaria nata, llevo toda mi vida en ella. Desde el año 82 hasta ahora en el 2007 sigo estudiando, nunca pararé. Lo que se respira en la Universidad no se respira en casi ningún sitio. Pero no se gana dinero, ese no debe ser el objetivo. Efectivamente un fontanero gana más y es tan necesario y tan respetable como un catedrático, yo creo que más incluso. Son sólo dos formas de enfocar la vida. No tendrían por qué estar reñidas, el catedrático podría hacer chapuzas en su casa y el fontanero podría leer poesía en su tiempo libre aunque la vida nos enseña que no es así, lamentablemente.

Me han encantado tus consejos. Sobre todo el del erasmus.

Anónimo dijo...

Quería decir que hoy día la universidad es importante como todo en la vida; pero si el objetivo es ganar dinero no basta con hacer los cinco o seis años que dure la carrera y en el primer buen trabajo que salga estar mis ocho horas e irme a mi casa y desconectar hasta el día siguiente, no. Desgraciadamente para ganar dinero hay que sufrir y la universidad no es más que un eslabón de esa gran cadena. Hoy día, el ganar dinero va en acorde con la responsabilidad y por eso no bastan las ocho horas diarias, después están las cenas con los clientes, estar pendientes del móvil, sacrificar el estar con la familia por culpa de asuntos como comidas, viajes, convenciones, etc.
Por eso os digo que no os engañéis y no penséis que con el mejor trabajo de ocho horas y la mejor carrera os váis a comer el mundo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...