viernes, 28 de marzo de 2008

Grupo de compras autogestionado y ecológico

Mi amigo, cuñado y socio Jorge, me hace llegar esta historia publicada de Soitu de un grupo de compras de Madrid que realiza una compra ecológica grupal en Madrid con productos provenientes de Jarandilla de la Vera, Cáceres. Me dan ganas de montar algo parecido a partir de los productos que veo los domingos en el mercado de Grado.

Es muy interesante. La autora termina el artículo diciendo que "el consumo es una importante herramienta de cambio social que los ciudadanos tenemos a nuestro alcance." Es justo en lo que pensaba cuando empecé a escribir este blog; el potencial que tiene una fórmula que junte Internet+Consumo+Cambio social.

Copio y pego. Info original aquí:

Una cesta de la compra sin intermediarios

Cada martes, hago mi compra de comida para la semana. Voy a Subiendo al Sur, un restaurante de Madrid que nos presta su local, y allí recojo mi cesta de verduras, frutas, huevos, pan, yogur, frutos secos... ¿Qué tiene de original esta compra? Todos los productos vienen de la agricultura ecológica y de productores cercanos, sin intermediarios.

Estoy apuntada a un grupo de consumo autogestionado, también conocidos como asociaciones o cooperativas de consumo. Somos varias personas organizadas, unas 34 unidades de consumo, que realizamos pedidos a la carta a un agricultor que tiene su huerta en Jarandilla de la Vera (Cáceres).

Todo el reparto de tareas es cooperativo. Este agricultor, cada martes sirve sus productos a varios grupos como el nuestro ubicados en la Comunidad de Madrid. Estos grupos surgieron en la sede de Ecologistas en Acción, en La Dragona, desde donde se han ido escindiendo y creando otros grupos independientes que van creciendo y generando sus propias normas de funcionamiento.

La cesta que recojo no sólo puede contener frutas, verduras, conservas, lácteos, huevos... La lista de productos ecológicos es mucho más larga. Y, algunos meses, incluye algún pedido de aceite, quesos, miel, polen, pasta, arroz, harinas, pollo, legumbres y azúcar...

Además de consumir alimentos sanos, su sabor es inmejorable, yo diría que no tiene precio. Como se dice, por fin los tomates saben a tomate, las zanahorias se comen solas y los huevos tienen un color amarillo intenso. Pero lo mejor de todo es que su importe no es mucho más alto de lo que pagaríamos en cualquier comercio tradicional, supermercado o gran superficie.

Más allá del consumo

Estos modelos de consumo van desde grupos que pagan una cuota fija y reciben bolsas de productos de temporada, hasta otros que realizan pedidos a la carta. Algunos grupos reparten las tareas rotativamente y en otros sus miembros se especializan en alguna labor concreta. También los hay que se organizan de forma aislada o los que se integran con los consumidores y los productores.

En general todos los grupos se rigen por unos criterios comunes: fomentan la relación producción-consumo local, de modo que el transporte sea lo más corto posible; impulsan unas condiciones de trabajo y de vida mejores para los productores; evitan la especulación con los precios y la existencia de intermediarios; consumen productos locales y de temporada producidos ecológicamente, sin embalajes; y se favorecen las relaciones interpersonales y la creación de espacios de intercambio más allá del consumo.

Este movimiento de personas que se auto organizan en pro de un consumo responsable ha ido creciendo en la última década. En la web de la organización Vida Sana puedes encontrar más información y una lista de algunas de las asociaciones de consumo del país.

También hay información sobre grupos de la Comunidad de Madrid en la Guía Consuma responsabilidad, donde hallarás más de 400 entidades que operan en el marco de la economía solidaria y respeto al medio ambiente.

Igualmente, resulta interesante la Guía de Consumo Responsable editada en Aragón. Y la cooperativa Ecomediterránea, en la Comunidad Valenciana, comercializa productos de consumo ecológico en toda España. Hay diversas iniciativas, incluso algunas cooperativas de producción ecológica venden sus productos a través de Internet, como la distribuidora vegana de Sevilla Etikos.

El consumo es una importante herramienta de cambio social que los ciudadanos tenemos a nuestro alcance. Podemos utilizar nuestro criterio de decisión para promover la protección del medio ambiente y la responsabilidad social. ¿Conoces alguna organización, cooperativa o grupo de consumo que comercialice este tipo de productos? Compártelo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...